Algunas de las recomendaciones que se debe tener en cuenta a la hora de hacer cualquier ruta en el parque natural.
Un espacio natural, sea protegido o no, es sinónimo de fragilidad. Por ello visitarlos supone asumir el compromiso de no modificar su estado, de tener el máximo cuidado de no perturbar la vida de los animales y las plantas que viven en él y de no dejar desperdicios, aun en el caso más que probable de que no existan recipientes apropiados donde dejarlos.
Ante cualquier duda acuda a los Servicios Provinciales de Medio Ambiente de la Comunidad, a las Oficinas del Parque, Centros de Información e Interpretación o consulte a la Guardería Forestal. 
No está permitido:
-  Circular con vehículos fuera de las carreteras y pistas señalizadas para tal fin.
-  La caza, la pesca y las actividades conocidas como de supervivencia.
-  La práctica de deportes motorizados.
-  La acampada libre.
-  Recoger, arrancar o maltratar rocas, minerales, plantas, animales o cualquier otro elemento natural.
-  Hacer fuego, excepto en los lugares expresamente habilitados para tal fin.
-  Introducir y conducir sueltos perros u otros animales domésticos.
-  Utilizar detergentes o lejías.
-  Abandonar, depositar y arrojar papeles, botes, botellas, plásticos, basuras o deshechos de cualquier tipo, fuera de los lugares específicamente indicados y preparados a tal efecto.
Normas mínimas de Seguridad:
-  Modere y adecue la velocidad de su vehículo a las características de la carretera.
-  Muchos accidentes ocurren debido a una velocidad excesiva.
-  Circule con mucha precaución; en caso de lluvia, niebla, nieve o hielo el piso se hace sumamente deslizante y peligroso.
-  Extreme esta medida en bajadas de fuerte pendiente.
-  Planifique las excursiones.
-  Antes de una marcha larga infórmese de fuentes adecuadas, de las previsiones meteorológicas, ruta más adecuada, tiempo del recorrido, posibles lugares de descanso y pernocta, etc.
-  Piense siempre en el tiempo necesario para la vuelta y si va a ascender a una montaña, recuerde que no se hace cumbre hasta que no se regresa al punto de partida.
-  Antes de partir deje aviso en los Refugios, Guardería Forestal, etc., sobre la ruta a realizar y el tiempo aproximado para efectuarla. Déjese aconsejar. Procure no salir solo.
-  En el grupo procure no distanciarse de sus compañeros. Calcule las fuerzas propias y las de sus acompañantes.
-  Aprenda a renunciar, la montaña no es siempre accesible. Deje las escaladas para expertos.
-  Lleve el equipo adecuado y suficiente. Tenga en cuenta que en la montaña los cambios climatológicos ocurren con frecuencia de una forma brusca. Use ropa, calzado y equipo adecuado. Lleve siempre comida para una posible emergencia.
-  En caso de niebla, sin posible orientación, tenga paciencia y tranquilidad, acomódese en lo posible en el lugar en que se encuentre y espere a que esta se disipe.
Lleve mapas y guías topográficas precisas.
-  En caso de pérdida y ante la imposibilidad de seguir o retroceder, no pierda la calma. Quédese en el lugar y trate de hacerse ver con ropas u objetos de color vivo.
 En estas situaciones puede ser muy útil un silbato.
-  Un paso en falso puede ser peligroso.
-  Procure no tirar piedras. En ascensiones, gargantas, desfiladeros, etc., piense que siempre puede haber alguien debajo.
-  Y ante todo sea prudente por usted y los demás.